Protege la vista de tu hijo al mejor precio: gafas infantiles

Gafas de sol para niños y bebés 41eyewear

Aparte de ser una moda, las gafas infantiles tienen el uso de proteger la vista de tus hijos cuando esta es más susceptible de deteriorarse, ya que está en su fase de desarrollo y es cuando posibles rutinas dañinas pueden alterarlas para siempre, adelántate a eso y protege a partir de hoy la vista de los más pequeños gracias a nuestro amplio catálogo.

 

Unas gafas para los más peques

Está claro que para nuestros hijos queremos siempre lo mejor y no nos conformamos con nada que no sea de la más alta calidad.

Las largas exposiciones a la luz solar son a la larga peligrosas para la vista y esto es un detalle muy a tener en cuenta, dada la predilección que los más pequeños tienen hacia el sol.

Tendemos a preocuparnos solo del efecto que las radiaciones de nuestra estrella tienen sobre la piel, pero las largas exposiciones al sol y las continuas actividades que los niños realizan bajo su luz también entrañan un peligro que no debemos menospreciar por el bien de nuestros peques.

Ellos deben ser los primeros en comprender que sus gafas no son un juguete y que deben tratarlas bien y cuidarlas para mantenerlas en buen estado, gran parte de esta concienciación pasa, por supuesto, por la labor educativa de los padres y los valores que deben enseñar a sus hijos para que aprendan a cuidar aquello que tienen.

Hay que tener en cuenta que una exposición prolongada o una exposición directa durante el tiempo suficiente puede provocar quemaduras irreversibles en la retina, sobre todo si no vamos equipados con la protección adecuada y nuestros hijos deben saberlo cuanto antes para evitar males de ningún tipo. Estas precauciones debemos aprender a tomarlas cuanto antes, empezando desde los 3 años.

 

Cómo tiene que ser una gafa para niños

A la hora de adquirir unas gafas infantiles debemos primero prestar atención a la graduación adecuada, para que nuestro hijo goce de una visión lo más parecida a la natural y que no lo limite de ningún modo, para esto es recomendable consultar siempre a especialistas de la visión, ellos serán nuestro aliado en la tarea de encontrar las gafas más adecuadas.

Por supuesto, el objetivo principal es conseguir que los niños utilicen efectivamente las gafas y no las dejen olvidadas por ahí al no encontrarles utilidad o no sentirse a gusto con ellas. Para ello debemos escoger unas monturas que le resulten atractivas, ya que en edades tempranas es muy importante tener un aspecto exterior aceptable, no porque sea realmente importante para nosotros, sino porque para ellos seguro que lo será; si el niño se siente ridículo o tonto con sus monturas nunca conseguiremos que las lleve con asiduidad.

Debemos estar atentos al material de las monturas, para asegurarnos que este sea lo más resistente posible. Antiguamente se utilizaba el plástico porque se creía que tenía cualidades de resistencia más adecuadas para unas gafas infantiles, pero hoy día las monturas metálicas han avanzado más y poseen unas características más fiables.

Además debemos asegurarnos que el puente sea el adecuado para que no sea incómodo el llevarlas y provoque dolores y sensaciones desagradables en la nariz, será otra excusa para quitárselas.

Cómo saber si una lente es de calidad

Para conocer esta característica debemos poner especial atención al material que conforma la lente; así podremos distinguir entre lentes de policarbonato, orgánicas y minerales.

De estos tres son menos recomendados los cristales minerales porque, a pesar de ser especialmente resistente a sufrir rayaduras, es frágil en exceso y se romperá más fácilmente que las otras dos opciones, y un cristal frágil para alguien que pasa la mitad de su tiempo corriendo y sufriendo riesgo de caídas no parece la opción más sensata.

Por el contrario, los policarbonatos y los cristales orgánicos son más susceptibles a ser rayados pero son casi irrompibles. Además podremos consultar con nuestro especialista en visión sobre la calidad de la lente y los procedimientos más habituales para aumentar dicha calidad.

Estos tratamientos son de reducción, endurecido y adición de elementos antirreflejantes. Lógicamente una mayor cantidad de estos tratamientos repercute en una mayor calidad de visión y, por lo tanto, una mayor calidad de la lente.

Anímate a comprar unas gafas infantiles para los más peques a los precios más baratos: lo que tu hijo necesita al mejor precio. No te lo pienses más.

 

Más información:

Gafas de sol infantiles.